Tres maneras de enfocar una mente errante.

Tres maneras de enfocar una mente errante.

Daniel Goleman, autor del libro “Inteligencia Emocional” y “Focus”, nos habla sobre el uso de técnicas de atención plena para aumentar la concentración.

 

“Nos pasa a todos: estás trabajando en algo que tienes que hacer, y de repente te das cuenta que, durante mucho tiempo, has estado perdido en ensueños acerca de cualquier otra cosa. No sabes en qué momento se fue tu mente ni cuánto tiempo ha estado divagando por ahí.Nuestras mentes vagan el 50% del tiempo, de media. El porcentaje exacto varía enormemente. Investigadores de Harvard tuvieron 2.250 personas informando acerca de lo que estaban haciendo y lo que estaban pensando en puntos aleatorios a lo largo de su día, las brechas entre lo que pensaban y hacían, variaron ampliamente.

 

Pero la mayor brecha fue durante el trabajo: el vagabundeo mental es una epidemia en el trabajo. Pero podemos tomar medidas que nos ayuden a permanecer concentrados más tiempo cuando lo necesitamos.

 

Gestiona tus tentaciones

 

Muchos de los distractores que nos alejan de lo que estamos trabajando son digitales: tweets, correos electrónicos y cosas por el estilo. Hay varias aplicaciones que pueden acallar esas tentaciones de evadirse.  Chrome tiene dos apps que hacen esto:
“Nanny” by Google, bloquea los sitios web con los que quizás te puedas sentir tentado a visitar, por el periodo de tiempo que decidas.
“StayFocusd” limita la cantidad de tiempo (también establecido por ti) que puedes pasar en tu bandeja de entrada, en facebook, o en cualquier otro lugar que pueda seducirte.

 

Monitoriza tu mente y recapacita

 

Darte cuenta de a dónde se ha ido tu mente -a revisar el feed de tu twitter en lugar de trabajar en ese informe- te da la oportunidad de recapacitar; de darte cuenta: mi mente está divagando otra vez. Ese mismo pensamiento desconecta tu cerebro de donde se haya ido y activa los circuitos cerebrales que pueden ayudar a tu atención a liberarse y regresar al trabajo pendiente.
 
Practica a diario una sesión de mindfulness 

 

Este ejercicio mental puede ser tan simple como observar tu respiración, notando cuando tu mente se ha ido, dejando ir el pensamiento errante y trayéndolo de vuelta a la respiración otra vez

Estos movimientos de la mente son como una rutina de ejercicio mental, el equivalente a las repeticiones en el levantamiento de pesas. Cada repetición fortalecerá el músculo un poco más.

 En Mindfulness lo que se fortalecerá serán los circuitos cerebrales para darse cuenta cuando tu mente se evade, dejándola ir y regresándola al enfoque elegido.

Y eso es precisamente lo que necesitamos para mantenernos atentos durante esa importante tarea en la que estemos ”

(Tomado y traducido de http://www.mindful.org/three-ways-to-focus-the-wandering-mind/).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *